Make your own free website on Tripod.com

EL AÑO DE LAS DEMOSTRACIONES

 

     El período comprendido entre 1969 - 1970 fue de especial significación para Ananda Marga, y se le llamó el año de las demostraciones, porque Bábá mostró los numerosos poderes espirituales que están relacionados con los distintos niveles de conciencia.
         El siempre díjo que no se trataba de nada sobrenatural ni eran milagros sino que son muy naturales, pero tan raros que las personas se maravillan ante ellos, pues un enorme potencial se encuentra escondido y sin usar dentro de todos nosotros y a medida que progresemos más espiritualmente, más se desarrollará ésta potencialidad que se encuentra de forma latente y viviremos éstos estados de bienaventuranza.
         A través de las demostraciones explicaba y trataba de hacernos entender que los llamados milagros y poderes son estados a los que se llega en el camino espiritual.
En el año 1967, dos años antes del año de las demostraciones, Ananda Marga se encontraba en su etapa formativa, monjes y monjas viajaban por toda India abriendo escuelas, orfelinatos, e iniciando a la gente en la meditación. En un pueblo sin embargo se había estado trabajando pero sin ningún éxito. El monje responsable en la zona fue a proponer a Bábá de empezar a trabajar en otro pueblo, ya que en el que él se encontraba sus habitantes habían decidido no colaborar con Ananda Marga.
El monje le dijo, "A no ser Bábá que hagas algún milagro..".
         Bábá sonrió y quedo callado por unos instantes, luego respondió: "Mediante la acción o exhibición de milagros, la atención del practicante espiritual tiende a distraerse de su meta, de su objetivo. Por eso es que no me gusta hacer ningún milagro y no lo haré. Pero aparecerse en un sueño y contar o sugerir algo, no es un milagro, tan sólo es un llamado psíquico, esto lo hago todos los días. ¿Como crees que uno se siente cuando recibe un llamado psíquico? Lo sentirá profundamente y pensará. ¡OH, no he hecho nada de provecho en mi vida... debo de empezar... debo... de hace algo... y ya!".
          Dos años después en el famoso año de las demostraciones, Bábá mostraba los así llamados milagros como un profesor de ciencia dando práctica en el laboratorio a sus alumnos.
          De igual manera Bábá mostraba a sus discípulos mientras observaban maravillados las sorprendentes demostraciones, una detrás de otra, describiendo cada una según conducía cada día su clase. Hubo cientos de demostraciones durante ése año, cada mañana y cada tarde.
          Por ejemplo: Le decía a uno, siéntate y medita. Cuando pasaba un rato Bábá tocaba al monje en la parte de atrás de su cabeza, justamente en la base del cerebro donde se junta con la médula espinal. El explicaba que ésta parte es el asiento del inconsciente, la conciencia que conoce el pasado, el presente y el futuro, la conciencia que todo lo sabe.
          Después proseguía con la clase y le decía al monje que mirase a la cabeza de un muchacho, ¿Que ves alrededor de su cabeza? Veo una luz hermosísima...
          En otra oportunidad durante la clase, le dijo a un monje," ¡Tú muchacho! a quien reprendí hace un rato... ven aquí y siéntate en postura de meditación... y todos ustedes igual, les indica a los presentes.

          Bábá continúa explicando: "Ahora estoy tocando el asiento de la mente omnisciente y omnipresente," y dirigiéndose al muchacho le dijo:"describe lo que ves.
Monje: "Veo personas jóvenes vestidas con determinados pantalones, camisas, etc".
Baba - "Tu ves dferentes tipos de ropa, porque cada uno está emanando distinto tipo de vibración". (Baba entonces ante la vista del joven movió su bastón de bambú cambiando la vibración.)
Bábá - Ahora... ¿Qué ves?
Monje - El está desnudo...

Bábá - Ahora entra en su vientre... ¿Qué ves?
Monje - Sus intestinos están débiles
Bábá - Muévete hacia arriba y observa su corazón y pulmones ¿Están sus pulmones saludables?
Monje - Un poco negros...
Bábá - Dirigiéndose a ése hombre le dice: Si, tú fumas demasiado ¿No es cierto? y dirigiéndose al monje le dice: Ahora entra en su cerebro, entra en cada unión de sus células nerviosas. ¿Está su mente un poco débil o fuerte y decidida?
Monje - Un poco débil...
Bábá - Pero ¿Y el color de luz que observas en su entrecejo?
Monje - Veo un color blanco...
Bábá - ¡Ah! Así que él quiere ser un buen muchacho. Siéntate mi hijo.
Bábá mediante ésta demostración le dio a éste monje el poder o capacidad de penetrar en las cosas físicas y mentales para conocer todo acerca de ellas y ser incluso capaz de controlarlas. Siempre decía que solamente la Conciencia Suprema, Dios, tenía ésta capacidad y aquellos que son uno con él, pueden también conocer el secreto.
Ahora Bábá llama a un hombre extremadamente delgado que se levante. Después se dirige al monje y le indica que dirija su mirada a éste hombre ¿Qué ves?
Monje - Veo unas manchas negras en la base de sus pulmones.
Bábá - Si, tú tienes tuberculosis... ¿No es cierto híjo?
        El hombre asombrado por lo que Bábá acababa de decirle en público sobre su tuberculosis, cosa que había procurado mantener en secreto por miedo. Díjo: ¿Eh?... sí, Bábá.
Bábá - Mmmm, ven aquí muchacho...
        El hombre se acercó a Bábá algo temeroso, Bábá le dio unas palmadas en el pecho y en la espalda y le friccionó con el bastón de bambú. Bábá se dirige al monje... mira nuevamente ¿Que ves?
Monje - Todas las manchas se han ido... Bábá.
         Bábá se dirige al hombre y le díce " Ahora hijo, respira profundamente"
         Las personas con tuberculosis no pueden respirar profundamente y el no creía que ahora podría hacerlo así que el hombre empezó a respirar en la forma acostumbrada, muy suavemente, pero para su asombro pudo llenar sus pulmones profundamente. Probó así una y otra vez, respiró más y más profundamente, después rompió a llorar por la felicidad y el asombro del milagro y decía llorando por la emoción "OH ... Bábá, antes yo no podía respirar, no podía hacer meditación"... A lo que Bábá le contestó. Sí, es verdad, pero de ahora en adelante no quiero más excusas... todos rieron.
          Ahora haz meditación, trabaja para Ananda Marga, para traer bienestar espiritual a otros y de ésta manera lo bendijo y fue sanado de su enfermedad.
          Bábá siguió explicando que éste poder de penetrar en las cosas, en todas partes y dentro de cada mente sólo lo tiene la Conciencia Suprema. No existen secretos para ella, ni para aquel que está con la Conciencia Suprema, Dios.
         .ºBábá llamó a un muchacho para que se sentara delante de él, después indicó que pronunciase un nombre, el muchacho habló fácilmente en alta voz.
Bábá - "Ahora voy a retirar la capacidad de hablar de sus cuerdas vocales". Bábá le tocó sus cuerdas vocales y le díjo: de nuevo repite ése nombre. El hombre abría y cerraba su boca esforzándose para hablar, pero a pesar de ello no podía articular sonido.
          Bábá en la clase de ése día explicaba que de la misma manera que los poderes de ver, oír, caminar, podían ser retirados por Dios y aún sin nuestro consentimiento... El puede de la misma manera retirar los poderes que ha dado a los seres humanos.
          Hay vitalidad en el cuerpo, pero... ¿De dónde viene ésa vitalidad? ¿De dónde vienen ésos poderes de ver, oír, hablar?
          Es la Suprema Conciencia, la mente de sus mentes, la vida de sus vidas, el poder sonoro de sus cuerdas vocales. Ustedes no ven por sus ojos, ni oyen por sus oídos, ni hablan a través de sus cuerdas vocales, sino a través de su gracia, ven, oyen y hablan por la Gracia Divina. El aspirante espiritual que logra comprender esto obtiene la Salvación y disfruta del Néctar Divino.
         Ustedes tienen una sola meta en la vida, ésta es, rendirse ante el Altar del Supremo y desear que Su plan sea llevado a cabo y no los planes personales de cada uno, por que éstos no se realizarán a menos que coincidan con la voluntad Divina. Igual sucede con los poderes, los cuales obtenemos de él y si él lo desea no los delega a nadie en particular ¿Por qué? Porque al no estar preparados podríamos dañar a los demás. Sólo se obtienen por su gracia.
 

ÍNDICE DE ANANDAMURTI