Make your own free website on Tripod.com

 

        Este interés por el flujo vital palpitante en otras criaturas humanas ha llevado a la gente al ámbito del humanismo, los  ha hecho humanistas. Ahora, si el mismo sentimiento humano se extiende hasta incluir a todas las criaturas de este universo, entonces y sólo entonces se podrá decir que la existencia humana ha alcanzado su consumación final. Y en este proceso de expandir el amor interno a todas las criaturas surgirá otro sentimiento humano que se extiende hasta incluir a toda criatura de este universo, entonces y sólo entonces se podrá decir que la existencia humana ha alcanzado su consumación final. Y en el proceso de expandir el amor interno a otras criaturas surgirá otro sentimiento detrás del humano que lo hará vibrar en todas direcciones, que tocará los más profundos rincones de los corazones de todas las criaturas y conducirá a todos a la etapa final de bienaventuranza suprema.  

        Toda molécula, átomo, electrón, protón, positrón y neutrón son verdaderamente expresiones de la misma Conciencia Suprema. Se dice que aquellos que recuerdan esta realidad, que mantienen esta realización siempre viva en sus corazones, han alcanzado la vida perfecta. Ellos son verdaderos devotos, los verdaderos bhaktas. Cuando este culto devocional no permanece confinado a una mera práctica sino que se eleva a un sentimiento devocional, a una misión devocional, al reino de la ideación devocional; cuando el espíritu del humanismo se extiende a todas las cosas animadas e inanimadas de este universo, a esto lo he designado Neo-Humanismo. Este Neo-Humanismo elevará el humanismo del universo, al culto del amor por cada ser creado.

        Así que la tarea actual de los seres humanos es mantener un acercamiento subjetivo, esto significa avanzar  psícoespiritualmente hacia la Conciencia Suprema, inspirados por ideales Neo-Humanistas, mientras que al mismo tiempo deben luchar por la expresión de principios humanistas y así establecer una estructura social basada en el Universalismo. De otro modo, sus ritmos internos psícoespirituales no serán capaces de ajustarse adecuadamente  con sentimientos estrechos, tales como el geo-sentimiento, y esto tendrá un efecto desastroso en la sociedad.

        Como ya hemos dicho, el máximo tesoro humano es el sentimiento devocional, la riqueza devocional. Se debe preservar esta riqueza, si no la humanidad perderá su más valiosa posesión. La gente del mundo actual ha progresado considerablemente, por eso ahora no se debe permitir que se destruya este tesoro humano. Siempre que veamos que la presión de las circunstancias externas amenaza esta esencia de la vida, deberemos pedir al  supremo: "Oh Señor, por favor sé amable y protege nuestra vitalidad de la destrucción total. Sálvanos de la agonía de la pérdida total".

 

ÍNDI DE NEO HUMANSIMO