Make your own free website on Tripod.com

 

        La linfa vital representa un papel muy importante en la evolución psíquica y en el progreso espiritual, dice Shirii Shrii Anandamurti. En el período previo a la pubertad, los niños demuestran una gran vitalidad y facilidad para el aprendizaje. Esto se debe a que la linfa no se ha transformado en semen. Los niños pequeños lloran cuando tienen choques porque todavía sus cuerpos están inmaduros. Pero estos choques de vibraciones son los que refuerzan los nervios y la mente.

        Cada mes se produce una cantidad extra de shukra que puede canalizarse (a través de ásanas o posturas de yoga, meditación, ayunos) hacia los plexos más altos, que a su vez regulan la evolución de las tendencias mentales, las facultades psíquicas y las experiencias místicas.

        El control del shukra es un secreto tantrico para potenciar las facultades mentales como la memoria, la concentración, la creatividad, la intuición, y la telepatía, etc. El semen depende de la cantidad de linfa sobrante que haya en el cuerpo. Existe una relación muy estrecha y fisiológica entre emisión seminal, linfa vital (pranarasa) y desarrollo bio-psicológico. Si la emisión seminal supera cierto límite, el sistema nervioso, el ectoplasma en particular, se priva del beneficio de la linfa. La linfa, que es limitada, alimenta primero a las glándulas tiroides y a la pituitaria. Si se hace una actividad paico-espiritual se estimulará la glándula pineal y si se siguen los instintos se estimularán entonces las glándulas digestivas o sexuales.

        Normalmente, el shukra utilizado por debajo del ombligo sale del cuerpo. La indigestión, la excesiva actividad sexual hace que se pierda el shukra perturbando su equilibrio fisiológico. Los plexos más altos almacenan el shukra contribuyendo al desarrollo del sistema neuroendocrino, el inmunológico (glándula timo) y a la sublimación del shukra en ectoplasma. Las experiencias espirituales se pueden vivir físicamente gracias a la secreción hormonal de las glándulas pituitaria y pineal. Con esta explicación podemos comprender mejor al científico tantrico en sus prácticas espirituales de yoga.