Make your own free website on Tripod.com

 

    "Nuestra tabla es una forma metamorfoseada de este mridaunga. Algunas personas piensan que la tabla vino de Persia; pero este no es el caso, la tabla se originó en este país (india) De Persia tenemos el sitar y el gazal. Aunque la viina se originó en este país (India)y ha estado aquí desde el tiempo de Shiva, tenemos su descendiente, el violín, de Italia. La viina que yo tengo dejó de usarse hace seis mil años. Pensé que yo debía ejecutar para Ud., por lo tanto, he estado aquí día tras día, noche tras noche, tocándola. No he dormido pero ni mi cuerpo ni mi mente se han cansado. Es una onda de sonido, la modulación musical en las mentes de los seres humanos."

     " No pude escuchar la melodía completa de lo que Ud. estaba ejecutando," yo dije. "¿Si le parece bien, lo tocaría una vez más?"

     " ¿Porqué sólo una vez? Lo tocaré cien veces. La única razón por la que vine a este bosque fue para ejecutar para Ud."

     " El comenzó a tocar. Sus dedos eran extraordinarios, el modo en que danzaban sobre las cuerdas. Después que se detuvo le pregunté: "¿Era esa la escala sindhubhaeravii que ha desaparecido?"

     " Si, Ud. está en lo cierto. Era sindhubhaeravii."

     " Ahora debo irme."

    " Bien, le acompañaré hasta el pie de la montaña.

    " Comencé a volver con ese extraordinario genio a mi lado. Después de recorrer un corto camino, me detuve y pregunté: "aquellos cuerpos luminosos* que cultivaban música se llamaban gandharva. Aquellos que solían cultivar varias cosas en esferas más sutiles se llamaban vidhyádhara y aquellos que eran experimentados en el vestir o enamorados de la belleza eran llamados kinnara. ¿Quién de estos tres es Ud.?

*( Videhalina- entidades que no poseen un cuerpo físico hecho de los cinco factores fundamentales, pero una estructura comprendida de solo tres factores: El luninoso, el aéreo y el etéreo, en el cual la mente puede funcionar.)

    El se mantuvo tranquilo. El rostro luminoso de su cuerpo luminoso relució aun con más brillo mientras sonreía.

     Continué caminando con él a mi lado, aquella viina original aun en sus manos.

    " Ud. sabe," él dijo. "El mundo de la música de hoy, es como una persona sin un guía adecuado o un entrenamiento apropiado. Las personas quieren mostrar que ellas saben ejecutar sin haber pagado sus deudas. Ellas se están vendiendo sin darse cuenta que el valor real de la música se está perdiendo. El oro se está volviendo más económico que el vidrio. Cuando una raginii es un poco dificil las personas muestran que pueden tocar las notas sin profundizar la música. Eso no se puede hacer con sindhubhaeravii, tampoco con multánii vasanta, por lo tanto Ud. ya no oye ninguna de las dos."

    "Tiene razón,"le respondí."Ya no escucho ejecutar más sindhabhaeraivii, ni tampoco múltáni vasanta. He escuchado dos partituras con el nombre de sindhubhaeravii. Una o dos canciones también. Pero juzgando por la escala pude comprobar que no eran sindhubhaeravii. Eran estilos locales de dharvanii."

    "Tiene razón, mucha razón. Eso es exactamente lo que yo quería decir. Ud. debe haber notado que en sindhubhaeravii se debe prestar atención especial al ascenso y descenso de la escala. Dado que tan profunda atención dificulta la articulación de las notas, los cantantes de hoy en día no quieren arriesgarse."

    "Exactamente,"dije."Muy correcto."

    "Sería grandioso si Ud. compusiera una canción en sindhubhaeravii pura.

    "Si tengo suficiente tiempo y capacidad lo intentaré, pero no puedo dar mi palabra por ello; amo la música, como ve, pero no soy versado en ella. Ahora bien, Ud. no me dijo si era un gandharva, vidýadhara o kinnara, pero puedo decir que es uno de ellos porque tiene un cuerpo de luz."

    Él sonrió aun más y dijo "No soy ninguno de los tres."

    "¿Donde vive?¿Vive en este bosque?"

    "No vivo en el bosque, vivo en la mente. He estado viviendo en su mente desde hace siete mil años."

    Llegamos al final de la montaña. Lo miré y de repente vi como su cuerpo comenzaba lentamente a disolverse en la luz de la luna; mientras esto sucedía escuché el sonido de la música flotando sobre la parte superior del bosque. Esta vez no era sindhubhaeravii, era meghamallára (megha: Nube). Desde el nordeste noté un rastro de nube en el cielo.

    Al anochecer siguiente regresé al cerro y oí nuevamente la misma onda de sonido flotando hacia mis oídos. Prasenjit no había venido el día anterior, quien sabe él porque, pero tampoco ese día. No podía encontrar la razón para ello. El no era así. Cuando alguna vez no podía venir, solía informarme el día anterior.

    De repente vi a Presagia acercarse rápidamente, con el esraj en la mano. Le dije en tono medio riendo, medio enfadado "¿Qué sucede? Ayer no viniste y hoy también llegas tarde. Tú no eres así"

    "¿Qué hice para contrariarte ayer? ¿Puedes darme detalles?"

     Sonreí llevemente.